El Covid19 nos guste o no, ha impactado de  manera directa en la forma de comprar. 

Si tu empresa no está preparada para esto, es momento de hacerlo, o será demasiado tarde.

Antes, el comercio digital era una opción complementaria para las empresas, pero hoy en día todos deben reorientar sus actividades debido a que el Covid.19 ha cambiado la forma de relacionarnos. Este cambio no es tan solo por la imposibilidad de acercarse al comercio, sino que también por el miedo que tienen muchas personas a comprar por temas sanitarios. Sumado a lo anterior debemos comentar las repercusiones económicas que trae una pandemia. Gran parte de la población teme por su estabilidad económica, por lo que muchas de las compras frecuentes que realizaban pasan a segundo plano o simplemente se dejan de hacer.

Si antes era importante la confianza a la hora de realizar una compra, hoy en día es primordial entregar una experiencia confiable y cómoda para el usuario.

No todo es negativo para el comercio, ya que si las empresas se reinventan a tiempo o aprovechan esta crisis como una oportunidad de negocios, pueden rentar de una manera incluso mayor a la que hubiesen rentado en normalidad, pero las decisiones deben ser tomadas ahora, cuando estamos en la cresta de la ola, una vez superada esta etapa será demasiado tarde, y quiénes fueron astutos en la toma de decisiones ya estarán consolidados en el mercado.

Lo primero que deben hacer todas las empresas es tranquilizar tanto a sus empleados como clientes, transparentando todas las medidas de higiene posible. Si un empleado trabaja seguro, puede transmitir esa seguridad a los clientes. Y hoy en día la seguridad a la hora de comprar es de los ítems más valorados por el consumidor. 

La segunda gran preocupación que deben atacar las marcas, es estabilizar sus operaciones digitales, dando respuesta rápida a la demanda en línea.

Las empresas deben reaccionar con rapidez para aprovechar la oportunidad y preparar sus sistemas para soportar el aumento en el volumen de negocio. Para poder dar respuesta a esta alza de demanda es necesario que las empresas revisen sus plataformas y canales digitales, ya que muchos pueden no estar preparados para este crecimiento.

Es recomendable crear un departamento de mando virtual, optimizar y ampliar las plataformas, estudiar la experiencia del cliente o monitorear la rentabilidad del márketing para optimizar el mix de canales y reorientar inversiones.

Otra de las tareas que deben realizar las compañías es ampliar su oferta, redefiniendo su estrategia digital para así sacar el máximo provecho a las oportunidades que el mercado está ofreciendo. Todos los estudios realizados en el pasado ya no tienen validez, ya que no ha existido momento en la historia que pueda asemejarse al actual.